Perfil del franquiciado

Si bien el sistema de franquicia ofrece importantes ventajas respecto a abrir un negocio por cuenta propia, también exige una serie de requisitos y obligaciones que no todo emprendedor es capaz de asumir. Y no hablamos sólo de requisitos económicos.

El franquiciado ideal del Grupo Cuatro Ases S.L. debe poseer una serie de cualidades y aptitudes concretas que, en gran medida, marcarán el fracaso o el éxito de su actividad empresarial.

A todas estas cualidades, algunas de las cuales son comunes a las de establecer un negocio de manera individual, deben sumarse además las que plantee cada franquicia concreta y en cada caso particular.

FIDELIDAD

En primer lugar, y en términos generales, la persona que se plantea la posibilidad de integrarse en una red de franquicia del Grupo Cuatro Ases S.L. debe ser consciente de que se trata de un sistema que, a fin de garantizar la absoluta fidelidad del negocio reproducido en el franquiciado, coarta en gran medida la capacidad de éste a la hora de tomar decisiones sobre su propio negocio. Por ello, cualquier innovación, modificación o peculiaridad que uno piense aplicar será desechada en este sistema de asociacionismo. De otra forma se quebraría, más pronto que tarde, la identidad de la red.

Ante esta realidad, la primera pregunta que un emprendedor debe hacerse es si su personalidad es adecuada para admitir tal limitación de la propia autonomía.

Sobre la selección del franquiciado del Grupo Cuatro Ases S.L. más adecuado, puede servir de ejemplo el caso del mercado norteamericano, con gran experiencia en franquicias, y donde algunas enseñas buscan su franquiciado ideal en la figura del “militar retirado”. Esto, que podría resultar un poco extraño, es perfectamente comprensible si se observa cómo, efectivamente, en él existen algunas de las cualidades que mejor adornan el ideal de franquiciado: se valora no sólo su capacidad de inversión en el propio negocio, sino, sobre todo, su espíritu disciplinario, su capacidad de trabajo y el hecho de que se trata de una persona acostumbrada a trabajar por objetivos.

Pese a todo, debe tenerse en cuenta que esto no implica de ningún modo que el franquiciado ideal sea una persona carente de iniciativa y/o personalidad, ya que éstas son también características muy apreciadas en todo emprendedor, sea cual sea el modelo de negocio que quiera establecer.

CARÁCTER EMPRENDEDOR

En este sistema debe diferenciarse entre el franquiciado del Grupo Cuatro Ases S.L. que busca abrir un negocio como fórmula de autoempleo, de aquel que busca esta actividad como una forma de inversión. En el primer caso, el franquiciado del Grupo Cuatro Ases S.L. debe tener un carácter emprendedor y capacidad para desarrollar una actividad empresarial en la que trabajará directamente y donde deberá afrontar y superar las dificultades propias de la misma. Por ello, el franquiciado ideal es aquella persona constante, que sepa afrontar y resolver los problemas inherentes a toda actividad económica y con capacidad para dirigir a sus empleados y tomar decisiones.

En el caso del inversor del Grupo Cuatro Ases S.L., lo ideal es que posea suficiente capacidad de gestión como para conseguir coordinar y dirigir a sus trabajadores, sin necesidad de llevar directamente el día a día de su negocio.

CAPACIDAD ECONÓMICA

Como en cualquier negocio, el franquiciado del Grupo Cuatro Ases S.L. deberá disponer además de la suficiente capacidad económica para desarrollar el negocio concreto. La inversión, que varía sustancialmente de unas franquicias a otras, no deberá contemplar sólo el capital necesario como para poner el negocio en funcionamiento, sino también el suficiente para llevarlo hasta un punto de equilibrio en el que empiece a dar beneficios, ya que lo contrario puede llevar al fracaso y consecuentemente al cierre de la actividad.